Con la presentación del VEGAPULS 64, el primer sensor de nivel radar para líquidos del mundo que trabaja a una frecuencia de 80 GHz, empieza definitivamente una nueva era en la tecnología de medición radar.

Hace 18 meses se lanzó al mercado con un gran éxito el VEGAPULS 69, un sensor para la medición continua de sólidos. En lugar de la frecuencia habitualmente utilizada hasta el momento de 26 GHz, ahora la frecuencia emitida se ha triplicado. «El mercado confirma esta tendencia tecnológica, ya que desde su introducción al mercado se han instalado más de 10.000 sensores de nivel del modelo VEGAPULS 69», así es como Jürgen Skowaisa, Product Manager de tecnología de medición radar en VEGA Grieshaber KG, describe la historia de éxito de los sensores a una frecuencia mayor. Estos sensores demuestran especialmente sus ventajas en productos con bajas propiedades de reflexión, en pozos de extracción de hasta 120 m de profundidad o en silos con diversos elementos internos que provocan importantes ecos falsos.

La próxima primavera, se lanza al mercado el VEGAPULS 64 para aplicaciones con líquidos, también parando especial atención a su elevada dinámica y una mejor focalización. «Ahora, los productos con bajas propiedades de reflexión, es decir, con una baja constante dieléctrica, pueden medirse mucho mejor que con los sensores radar existentes hasta ahora», comenta Skowaisa. Gracias a su mejor focalización, el haz evita los elementos internos o las adherencias sin problemas. Los ecos falsos, que hasta el momento solo podían suprimirse con una memoria de ecos falsos adicional, apenas interfieren, aumentando así la fiabilidad de medición.

«Además, se puede utilizar una antena mucho más pequeña. De modo que es posible contar con conexiones a proceso con un tamaño de antena de tan solo 3/4", lo que sería el tamaño de una moneda de un euro», afirma Skowaisa recalcando sus ventajas. Gracias a la nueva tecnología se puede medir el nivel muy cerca del fondo del depósito, un hecho que abre nuevas perspectivas en la medición del nivel en depósitos pequeños de la industria farmacéutica y en biotecnológica, y también en la medición de la cantidad restante en depósitos grandes con combustibles. La precisión es de +/-2 mm, incluso en un rango de medición de 30 m.

El gran éxito del sensor radar para sólidos VEGAPULS 69 y la actual introducción al mercado del VEGAPULS 64 para líquidos son definitivamente un paso más en el desarrollo tecnológico de la medición de nivel radar. Skowaisa está convencido de que «la frecuencia de 80 GHz es esencial ya en la tecnología de medición radar».