Cerrar

El VEGAPULS 64 mide el nivel de forma fiable el procesamiento de frutas y verduras

La fruta de los productores locales se procesa para los distintos productos.

Suministro de vitaminas garantizado gracias a la optimización de la producción

Hace mucho que en Gochsheim no solo se prensan, cortan y trituran manzanas. Durante todo el año, esta filial de Grünewald International procesa frutas con pepitas y de hueso, bayas, verduras y frutas tropicales como materia prima para sus productos de fruta y verdura.
«Nuestra actividad principal es el prensado, triturado, acondicionamiento y envasado de fruta y verdura», explica Bernd Thielmann, director de la planta. Los consumidores de purés, aromas de zumos y concentrados, así como de varias preparaciones y productos congelados son los consorcios internacionales de bebidas y alimentos. Además de los purés de manzana y de zanahoria que se envasan en los potitos para bebés, también hay algunos concentrados que se utilizan como colorantes. Por ejemplo, el helado de vainilla se ve tan apetitoso desde la estantería porque contiene betacaroteno, que procede de las zanahorias que se procesan en Mainfrucht.

La empresa de Franconia, Mainfrucht, elabora productos a base de fruta y verdura de alta calidad.

Para satisfacer los requisitos de calidad exigidos por los clientes, Thielmann prefiere controlar dos veces las materias primas y su posterior procesamiento. La empresa trabaja en estrecha colaboración con los granjeros contratados de la región. La cadena de suministro empieza con las semillas: las clases suministradas se comprueban y analizan minuciosamente. Solo las materias primas libres de cargas contribuyen a obtener un producto final de la máxima calidad. Un almacén frigorífico con más de 12 000 ubicaciones para palés garantiza que la planta funcione siempre a plena capacidad, incluso en los meses en los que no hay cosecha.

 

Los métodos de producción siempre se tienen que adaptar a los tipos de fruta y verdura, o actualizarse en todo momento conforme a las últimas tecnologías. Las zanahorias no se procesan del mismo modo que los arándanos. El uso de nuevas tecnologías y el control informatizado de los procesos de producción garantizan una cuidadosa producción de valiosos productos a base de fruta y verdura.

Bernd Thielmann planificó y desarrolló la planta, ubicada en Gochsheim desde el año 2000, y conoce cada uno de los depósitos, válvulas e instrumentos de medición hasta el último detalle. Su conclusión es que
«no solo compras un instrumento de medición, sino también el servicio y la fiabilidad de dicho instrumento. Quiero a mi lado a un colaborador en quien pueda confiar, no solo un proveedor. En la medición de nivel apostamos casi en exclusiva por los sensores de VEGA. Aprecio el hecho de que VEGA está siempre presente en caso de que surja algún problema, y así ha sido durante más de 30 años».
En la planta, los transmisores de presión hidrostáticos de VEGA miden el nivel en numerosos depósitos, así como los instrumentos de medición de nivel radar VEGAPULS 61, 62, 63 y 65. En total, actualmente hay instalados más de 100 sensores de VEGA distintos.

La verdura se calienta en una cuba de cocción con un serpentín giratorio, donde el VEGAPULS 64 monitoriza continuamente el nivel.

En el sistema de procesamiento de las zanahorias se utiliza el sensor radar más nuevo, el VEGAPULS 64. En primer lugar, las zanahorias se someten al vapor para poder pelarlas con más facilidad. La regulación de la presión en la parte superior se realiza mediante el VEGABAR, un transmisor de presión. A continuación, se maceran en un tornillo sinfín con un molino y, posteriormente, se cuecen en una cuba. Al final de esta unidad se ha instalado un VEGAPULS 64 que advierte contra un sobrellenado y monitoriza el vaciado completo. «El punto de medición de los transmisores de presión había sido hasta hoy muy insatisfactorio; no por culpa del instrumento en sí, sino por su situación de montaje», explica Bernd Thielmann.
La cuba de cocción contiene un serpentín giratorio y otros elementos internos. La salida del depósito se encuentra en el fondo y tiene forma cónica. Siempre quedan burbujas de aire en el mosto caliente de zanahorias. «Lo que provocaba constantemente un sobrellenado», recuerda Bernd Thielmann. Además, el nivel no se podía medir correctamente en el punto más profundo del depósito con un sensor hidrostático debido a la formación de puentes, de modo que a menudo quedaban restos tras el vaciado.

«Desde que instalamos el VEGAPULS 64 no he vuelto a oír nada más de este punto de medición, lo que es una buena señal», sonríe Bernd Thielmann.

El motivo es que el VEGAPULS 64 mide de forma fiable incluso en esta estrecha situación de montaje, gracias a la notable reducción del ángulo de apertura y, al mismo tiempo, también ofrece un rango dinámico muy grande. Por el momento no hay ningún sensor radar para aplicaciones de líquidos en el mercado que cubra un rango similar. Esto significa que se puede obtener una medición fiable a pesar de los condensados o las adherencias en la antena debidos, en este caso, al puré de zanahorias. Además, permite determinar el nivel incluso muy cerca del fondo del depósito.

El VEGAPULS 64 mide el nivel hasta el fondo del depósito.

El sensor radar también se utiliza en cuatro silos con una capacidad de 500 000 litros cada uno, y que contienen concentrado de zanahoria y de manzana. En estos silos se había previsto sustituir los sensores de VEGA que había desde hacía 15 años. En este caso, los sensores registran el nivel de stock y advierten en caso de sobrellenado o marcha en seco. En el caso de la medición de nivel, en los depósitos grandes cada milímetro cuenta y, por tanto, las nuevas tecnologías ofrecen muchas ventajas en este aspecto. Dado que podían utilizarse las conexiones a proceso ya existentes, los nuevos sensores se instalaron simplemente en la conexión disponible. La puesta en marcha también se llevó a cabo sin problemas y los cuatro sensores VEGAPULS 64 ya miden el nivel de forma precisa y fiable.

Las dos aplicaciones son muy distintas entre sí, sin embargo, demuestran el talento universal del VEGAPULS 64, tanto en depósitos pequeños (cubas) como en depósitos grandes (silos de almacenamiento), en entornos con temperaturas extremadamente altas o en depósitos con muchos elementos internos.


Comentarios ({{comments.length}})

Este artículo no tiene comentarios todavía. ¡ Anímate y se el primero!

{{getCommentAuthor(comment, "Anónimo")}} ({{comment.timestamp | date : "dd.MM.yyyy HH:mm" }})

{{comment.comment}}


Escriba un comentario

Campo obligatorio
Campo obligatorio
Campo obligatorio Dirección de e-mail incorrecta
Campo obligatorio
captcha
Campo obligatorio
Captcha inválido untranslated: 'Blog_SendComment_Error'