Cerrar

Vapor siempre disponible - El sensor radar garantiza el combustible de una central eléctrica


Área de aplicación

Un fabricante de cartón ondulado utiliza papel usado como materia prima. Durante su tratamiento, cada hora se generan 40 toneladas del llamado material de rechazo. Dicho material incluye componentes del papel usado como plástico, tejidos, materiales compuestos y tinta de imprenta, que no se pueden reciclar ni desechar. Sin embargo, poseen un elevado poder calorífico, de modo que se queman en una planta propia de combustible para el derivado de residuos. El calor de proceso y la energía eléctrica generados se utilizan en la producción de papel. El material se transporta a una tolva mediante una cinta transportadora y, después, pasa a un sinfín. En este punto es necesario supervisar la tolva de forma continua. La tecnología de medición utilizada hasta ahora estaba basada en los ultrasonidos y no funcionaba de forma fiable, por lo que ya se había producido más de un atasco, que había derivado en daños mecánicos en el sistema transportador y en el aumento de los costes para la planta al tener que cambiar de combustible. Por este motivo, se buscaba una tecnología de medición que funcionara de forma fiable.


Guardar aplicación

Guardar esta aplicación como archivo PDF.

PDF Descargar

Combustión del material de desecho