Casi ninguna filial en el extranjero pertenece desde hace tanto tiempo a la empresa como VEGA Bélgica: exactamente,  desde hace 50 años. Recientemente celebró su gran aniversario con muchos empleados e invitados del sector, y además desveló una parte del secreto de su éxito.

Hace exactamente medio siglo que existe VEGA Belux, la filial responsable de Bélgica y Luxemburgo. Su sede se encuentra actualmente en Zellik, un pequeño municipio con un gran crecimiento a las afueras de Bruselas. A finales de otoño, los empleados celebraron su aniversario junto con muchos clientes y los tres directores generales de la sede alemana y, al mismo tiempo, agradecieron a sus socios y compañeros su colaboración a lo largo de todos estos años.

La intuición de Bélgica para las tendencias
El director general, Peter Leemans, aprovechó el ambiente festivo para hacer un repaso a los hitos y los objetivos cumplidos ante cerca de 250 invitados. A sus oyentes les quedaron claros dos factores: durante más de 50 años, la cultura corporativa en Bélgica se ha caracterizado principalmente por un alto nivel de continuidad del personal, pero siempre en combinación con una fuerte intuición para escoger las tendencias correctas. Ambos factores son los que han contribuido a su éxito.
En los primeros años de la filial internacional, se lanzó al mercado el primer medidor inventado por VEGA, que funcionaba con electricidad. Este diseño patentado pronto se convirtió en un estándar mundial. Otras innovaciones, patentes y desarrollos impulsaron a Leemans a formar parte de la historia de VEGA. Exactamente 50 años después, VEGA presenta un nuevo referente con el primer sensor de nivel Radar, que mide con una alta frecuencia de 80 GHz. Así que Leemans aprovechó la ocasión para entregar un trofeo especial a los directores generales de VEGA, Isabel Grieshaber, Günter Kech y Rainer Waltersbacher: proclamado oficialmente como «El Mejor Producto de la Década», el todavía joven sensor Radar VEGAPULS 64, con unas cifras de ventas de seis dígitos, solo debe adquirir una mayor relevancia para superar otros volúmenes de ventas.

Un solo cambio de liderazgo
A lo largo de todas estas décadas, solo dos directores generales han tomado las riendas de la sede belga. André Koldrasinski dirigió VEGA desde 1973 y pasó el relevo cuando se jubiló en 2010. Uno de sus grandes éxitos fue la venta de 900 unidades de los entonces nuevos sensores de ultrasonidos VEGASON, 186 en apenas un año desde su lanzamiento. Con esto, Bélgica logró ostentar, ese año, el récord del mayor número de instrumentos vendidos en todo el mundo. Koldrasinski también aprovechó esta oportunidad para otorgar un trofeo a la sede de VEGA en Schiltach. El VEGASON se convirtió en la «Mejor innovación del año», este trofeo ocupará para siempre un lugar en la memoria de los galardonados. Su sucesor,Peter Leemans, fue obviamente la decisión correcta. Desde entonces, ha seguido dirigiendo a la sucursal hacia un aumento continuo de las ventas. En 2017, VEGA Belux cerró el año con una facturación récord de siete millones de euros, por lo que estos dos «pequeños países» representan casi el dos por ciento en todo el mundo.

Un sinónimo de simplicidad
Cuando llevas tanto tiempo en el negocio, conoces bien el mercado. Tal vez incluso reconozcas las principales tendencias antes que los demás. En su discurso, Peter Leemans estaba convencido de que la filosofía de VEGA de hacer que todo sea «sencillo» ya se había implementado en 1985, con el módulo de la serie VEGATOR 500. Los interruptores de nivel límite se diseñaron de forma modular en consecuencia. Crearon aplicaciones flexibles como nunca antes se habían visto. Por tanto, es lógico que desde 2003, VEGA haya construido todos los sensores basándose en una plataforma de instrumentos modular, el conocido diseño plics®. Leemans está convencido de que «plics®  podría convertirse en un sinónimo de sencillez para todo el sector». Gracias a esto, los últimos desarrollos técnicos, como la comunicación inalámbrica por Bluetooth, permite que todos los sensores VEGA posteriores al 2003 puedan disfrutar de estas mejoras tecnológicas. «VEGA ha creado una ventaja única de la que seguiremos beneficiándonos en el futuro, y no solo en Bélgica».